La educación, vehículo que define la comunicación social de los museos

Javier Arnaldo

Las cuestiones relacionadas con la dimensión educativa de los museos han pasado de ser un componente menor de la actividad museológica a situarse en un primer plano de actualidad. Los museos son conscientes del alto interés social que despiertan sus colecciones y de que precisamente los programas educativos contribuyen de forma decisiva a facilitar una comunicación productiva entre éstas y sus públicos. Son muchos los museos que han implantado programas educativos propios para responder a esa creciente demanda de la sociedad. En los últimos quince o veinte años se ha vivido una notable transformación en los hábitos de los visitantes de los museos, que emplean cada vez más las guías didácticas, las audioguías y otros recursos de interpretación, como son las visitas guiadas y muy diversas publicaciones. Las exigencias de calidad son muy altas en este campo y plantean a los museos nuevos retos que afrontar.

Leer más