Contra el talento. Autodidáctica en la correspondencia de Van Gogh

Javier Arnaldo

Si algo caracteriza la correspondencia como género literario es que incide directamente en la privada de sus lectores. Sea ficticio o real el destinatario de las cartas, sea la correspondencia creación literaria o filosófica o simple y puramente el documento escrito de una relación efectiva entre individuos, es una y otra vez la confidencialidad en uno u otro grado lo que modela su lenguaje. Y en ocasiones, como en la correspondencia del pintor Vincent van Gogh, la elocuencia soberana y la apasionada sinceridad de quien las escribe hacen difícil que quien las lee pueda resistirse a su penetrante influjo.

Leer más

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Estudios historiográficos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s